16 febrero, 2016
¿Qué es más importante, tener un buen médico o un buen jefe?
médico o jefe

Dedico esta entrada a la memoria de mi buen amigo, Alfonso Castro Beiras. Siendo yo su jefe, él fue mi maestro.


A veces me han preguntado cuál es el dato al que doy más importancia en mi empresa. Supongo que lo habitual seria responder que es el crecimiento, la cuota de mercado o los beneficios. Pero yo siempre respondo lo mismo: para mí la cifra más importante es el nivel de compromiso de los empleados. Y estoy muy orgulloso de poder decir que hemos alcanzado, de forma sostenida, un nivel por encima del 90%.

He dicho que siempre respondo esto y no es verdad. Lo hago desde que, hace ya unos años, me invitaran a dar una charla sobre recursos humanos. Llevé una presentación titulada: “¿Qué es más importante, tener un buen médico o un buen jefe?”. Y es una pregunta que a día de hoy sigue guiando mi forma de trabajar.

A primera vista, puede parecer una pregunta fácil de responder. La salud siempre es lo primero. Por lo tanto, es lógico pensar que es preferible tener un buen médico a un buen jefe.

El caso es que después de leer y comparar diversos estudios sobre la influencia del puesto de trabajo sobre nuestra salud, llegamos a la conclusión de que el tipo de relación que tengamos con nuestro jefe es mucho más decisiva de lo que parece a priori.

A modo de resumen, los múltiples estudios intencionales destacan que tener un buen jefe no solo te hace más feliz, sino que también alarga tu esperanza de vida. En cambio, estar dirigido por “un mal jefe” no solo te hace sentir más infeliz, sino que aumenta tu riesgo a sufrir enfermedades cardiovasculares o trastornos psicológicos. En otras palabras, un mal jefe puede acortar tu vida.

A las personas con cargos directivos, eso nos deja la responsabilidad moral de contribuir a la salud y a la calidad de vida de nuestros colaboradores. Pero, ¿qué puede hacer un directivo para generar salud entre sus colaboradores? La clave está en crear confianza y compromiso.

Cuando hablo de confianza me refiero a la creación de una cultura de trabajo que permita el error. Un ambiente donde se puedan asumir riesgos sin que en el análisis de costes aparezca la reprimenda por parte de un superior. El siguiente esquema me ayudará a explicar de qué manera se puede crear confianza:

Sin título

 

Estas medidas provocan que los empleados ganen en seguridad, reduciendo así su estrés y, por tanto, haciéndoles más felices y, en consecuencia, sanos.

El problema es que aún quedan muchas organizaciones que no aplican esta lógica a la gestión de personas. Es algo difícil de comprender. En sí misma, la salud de los empleados ya es un concepto suficientemente importante como para intentar este cambio. Pero es que además, repercute en la buena marcha de la empresa, ya que los empleados con confianza están más comprometidos.

Para explicar la idea he usado muchas veces la imagen de una empresa que pidiera a sus empleados que antes de entrar dejaran en una taquilla buena parte de lo mejor de sí mismos: el espíritu solidario, el interés por el medioambiente, sus aficiones culturales y artísticas, etc. Nuestro reto como directivos es que lo mejor de cada uno de nosotros encuentre su espacio en nuestra organización y que florezca para el bien de todos.

Share on Facebook0Google+0Share on LinkedIn86Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Los comentarios en esta página están moderados no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astrotur-fing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.